top of page
  • naturpazeuropa

Estudio pronostica hasta 5 millones de contagios en America Latina por la fiebre Oropouche


Es indiscutible la incidencia del cambio climático en el aumento de enfermedades transmitidas por vectores en zonas menos comunes. La incomprensión por parte de las autoridades cubanas de las causas epidemiológicas y ecológicas causantes de la propagación de estos virus, coloca a los ciudadanos en una posición de vulnerabilidad sin precedentes. Aunque anteriormente se conoce la presencia del mosquito Culicoides parensis en América Latina, es importante destacar que este año por primera vez se han reportado de manera simultánea varios países (Brasil, Bolivia, Colombia, Perú y Cuba).



El pasado año un estudio publicado en la revista Infectious Diseases of Poverty presentó un modelo para identificar áreas potenciales donde podría haber incidencia de Oropouche. Este mapeo de riesgo biogeografico estudió también como los cambios en el paisaje pueden favorecer la aparición de OROV. Factores determinantes de la distribución del mosquito Culicoides parensis son: la temperatura media anual, humedad específica media y rango de temperatura anual y otros vectores dípteros.


“El modelado de hipervolumen puede ser un primer paso hacia revelar patrones ecológicos y geográficos de enfermedades y riesgo de transmisión. El mapa de riesgos OROV ofrece oportunidades para identificar áreas y ecosistemas para futuras investigaciones, incluidas investigaciones en los probables reservorios de vida silvestre OROV y diseñar planes de prevención y seguimiento de enfermedades. La fiebre es una enfermedad infecciosa emergente de origen silvestre con un considerable potencial epidémico.”

Tras analizar los modelos comparativos de la cubierta vegetal en áreas de brotes de OROV, los mapas de riesgo y la distribución de la población para estimar el riesgo real de contraer la fiebre del Oropouche, fue posible predecir que América Latina era un área de alto riesgo. Entonces se estimó que cerca de 2 a 5 millones de personas podrían ser contagiados con OROV, principalmente en las zonas de menos vegetación. 


La Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó el 11 de junio de 2024 la presencia del virus OROV en Cuba. Según la publicación el Ministerio de Salud (MINSAP) reportó entre el 2 y el 24 de mayo, 54 casos confirmados en Santiago de Cuba y 20 en Cienfuegos. De ellos  36 son hombres y 38 mujeres, cin una edad promedio de 34 años (rango 6-72 años). El rango de edad más representado es el de 15 a 19 años (12 casos). También informa que hasta el 5 de junio no se han notificado casos graves o mortales. Este reporte se contradice con los testimonios en las redes sociales de personas contagiadas y familiares de fallecidos a causa del virus, también en el Occidente de Cuba.


Número de casos de Oropouche por provincias en Cuba

La OMS advierte además del peligro de que esta enfermedad se propague internacionalmente teniendo en cuenta que Cuba es un destino turístico internacional, aunque basándose en la información actual disponible, aún no sugieren restricciones de viajes al país. No obstante abundan las ofertas de viajes turísticos a la Isla y la promoción de eventos internacionales en los próximos meses, exponiendo así a miles de personas al contagio por la fiebre Oropouche. 





Existe una tendencia a confundir el OROV con otros arbovirus con sintomatologías similares como el Dengue, lo cual conlleva a aplicar diagnósticos errados. Las autoridades cubanas ya advierten sobre el posible incremento de los mosquitos portadores de estos virus, durante la próxima llegada del verano y la lluvias. Los basureros van en aumento, los alcantarillados y desagües por doquier complican aún más la situación. En estas condiciones y sin la necesaria fumigación por escasez de combustible que impide evitar los contagios, es muy posible que el virus Oropouche afecte a muchos cubanos en la Isla


El dengue ha sido una prioridad para los funcionarios de salud pública de todo el mundo, y por muy buenas razones. Pero el riesgo es que terminemos subestimando y subestimando otros patógenos como el Zika, el chikungunya y ahora el virus Oropouche. Necesitamos estar alerta para todos ellos. -Dr. Mariana Torres Portillo

Sin embargo, los medios oficialistas han decidido restarle importancia a la propagación de OROV, haciéndole creer al pueblo que es tan benigno que nunca se han reportado muertes a causa del mismo. Pero la prensa extranjera advierte que pese a su baja tasa de mortalidad, debidido a su rápida dispersión y la ausencia de vacunas o tratamiento específico, es precisamente importante adoptar medidas de prevención y control, especialmente en áreas de alta densidad de población y zonas rurales expuestas a la presencia del vector transmisor. Este Arbovirus puede además provocar hemorragias y complicaciones neurológicas y como la meningitis, en casos recurrentes.





 

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page